Ternera Gallega y Ternasco de Aragón, las carnes con más estilo. 

Las dos IGP´s lanzan un plan de promoción de los sellos de calidad garantizada de la Unión Europea para acercar, tanto a profesionales como a consumidores, las características especiales de las carnes amparadas por estos sellos. Un plan que durará tres años y en el que ambas Indicaciones Geográficas Protegidas se unen bajo el programa de acciones “Carnes con estilo”, que pondrá en valor las garantías de calidad y origen que ofrecen, además de destacar la importancia del trabajo tradicional de los ganaderos y cómo repercute en el mantenimiento del medio rural.  

Ternera Gallega y Ternasco de Aragón emprenden este viaje conjunto ya que comparten valores e historia. Ambas IGP fueron reconocidas por la Unión Europea en 1996 siendo las dos primeras carnes frescas de vacuno y cordero, respectivamente, con un control integral y certificación de garantía reconocido por Europa. Actualmente, son las dos Indicaciones Geográficas Protegidas más representativas en la  comercialización de vacuno y cordero recental en España. Ternera Gallega representa el 55% del total del vacuno nacional con sello IGP, el mismo porcentaje que alcanza también Ternasco de Aragón en cuanto al cordero.

Un plan destinado a profesionales y consumidores 

Con el objetivo de llegar a los responsables de la compra en el hogar y también a los profesionales, el plan “Carnes con estilo” contempla diferentes acciones centradas en el punto de venta y el entorno online. Las dos IGP´s desarrollarán actividades de dinamización en las principales cadenas de distribución nacionales, además de una campaña de publicidad y contenidos digitales.  

Con esta labor de promoción, Ternera Gallega y Ternasco de Aragón transmitirán al consumidor los valores diferenciales de los sellos de calidad europeos. Además del sabor, la seguridad y la trazabilidad de sus carnes, las dos IGP´s destacan también por los beneficios derivados de su influencia en el territorio, la creación de empleo de calidad y el relevo generacional en las zonas rurales.

Ambas Indicaciones Geográficas sobresalen por la calidad, la terneza y la versatilidad de las carnes que amparan. La de Ternera Gallega es exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, que proceden de razas autóctonas y sus cruces y que superaron un riguroso programa de control integral. Son terneros de menos de 10 meses, criados en ganaderías y cebaderos tradicionales, alimentados con forrajes propios de la explotación y con piensos autorizados, exclusivamente de origen vegetal. Además, en Ternera Gallega Suprema, la base de su alimentación es la leche materna como mínimo hasta los 7 meses de edad. En el caso de Ternasco de Aragón hablamos de un cordero de menos de 90 días, alimentado con leche materna y cereales naturales hasta alcanzar un peso de entre 8 y 12,5 kg.